La imagen de un edificio empieza por su buzón exterior

La imagen de un edificio empieza por su buzón exterior

Seguro que te gusta más vivir en un edificio con una buena imagen. Piensa en ello, cuando vas a ver un piso para comprar o alquilar, ¿cuál es tu primera impresión? Los buzones, si forman parte del exterior, también deberían ser elegidos cuidadosamente.

La primera impresión es importante

Muchas comunidades de vecinos hacen grandes inversiones en cambiar el portal de entrada, el portero automático y en mantener un servicio de limpieza que deje los cristales relucientes. Pero dejan en un segundo plano la renovación de los buzones.

Cuando un futuro propietario o inquilino entra en un edificio no es consciente de ello, pero la imagen del interior y exterior del edificio es lo que se lleva de recuerdo para identificar dónde fue a ver aquel ático tan coqueto. Eso si no ha tomado fotografías para anotar sus impresiones a un lado. Y cuando la decisión es tan importante todos, absolutamente todos los detalles, cuentan.

Los buzones exteriores no son un problema

Muchas comunidades miran con recelo los buzones exteriores, mientras los carteros los adoran porque les facilitan el trabajo.

Pero la solución es muy sencilla, no hay mejor defensa que un buen ataque y no hay mejor buzón que uno construido con la forma y los materiales adecuados para su ubicación. Puede que la inversión inicial sea un poco más alta, pero el resultado hará que disfrutemos cada día.

Disfruta de algo bonito todos los días

Así que si estás pensando en vender, comprar o alquilar recuerda que no hay nada más gratificante que disfrutar de cosas prácticas, bonitas, elegantes y bien construidas todos y cada uno de los días de tu vida.