2 claves para escoger entre un buzón y un recogecartas Joma

2 claves para escoger entre un buzón y un recogecartas Joma

Muchas veces cuando vamos comprar nuestro buzón o recogecartas para recibir la correspondencia diaria nos preguntamos ¿Cuál de los dos será mejor? ¿Cuál es el que necesito realmente?, si te has hecho esas preguntas te damos una mano para que elijas el que te conviene y qué se acopla a tus necesidades.

Diferencias entre el buzón y el recogecarta Joma

Aunque son muy parecidos, por su funcionalidad tienen sus diferencias, en el buzón regular  recibes la correspondencia más delicada y que debería ser entregada personalmente  por su volumen o fragilidad, mientras que en el recogecartas Joma recibes la correspondencia ordinaria que se entrega a diario como facturas de servicios, promociones de tus almacenes favoritos y los reportes mensuales del banco. Aunque muchos recogecartas Joma están diseñados con un excelente volumen, su función básica es que se le inserte la correspondencia más menuda, ya que no llega al tamaño de los buzones.

Características del Recogecarta Joma.

Existen varios diseños de recogecartas Joma que sin duda combinarán con tu decoración, además están elaborados con materiales duraderos como el plástico de alta resistencia, siendo el más fuerte del mercado, también los hay de láminas de acero, a pesar que son para colocarlos en interiores resisten al uso diario y a elementos externos que pueden contribuir a un rápido deterioro. Vienen en diferentes colores como blanco, negro, verde y óxido mexican, con pintura resistente al óxido y antihuellas. En cuanto a la estanqueidad todos los modelos permiten un cierre óptimo, por lo que no hay manera que la correspondencia se dañe porque ingrese algún elemento externo, al igual que su protección antivandálica permite que su correspondencia esté segura en todo momento, ya que no puede ser forzada la cerradura o el recogecartas para extraer su contenido.

Esperamos que con estas diferencias ya tengas una idea clara de lo que deseas comprar.